Teletrabajo o Trabajo Remoto
Blog Coordinación 7 minutos

Cómo mantener unido a tu equipo de trabajo en remoto

Compartir

Hace unas semanas te compartimos un artículo sobre buenas prácticas en la gestión del trabajo en remoto. Esperamos que hayáis seguido los consejos y os estén funcionando.  

Ahora que ha pasado un tiempo, y ya hemos normalizado el teletrabajo, toca trabajar el siguiente punto.

¿Cómo podemos mantener unido al equipo mientras se trabaja en remoto? 

Los equipos de trabajo se guían a través de objetivos claros y definidos . Estos equipos, suelen estar liderados por un miembro del mismo que es el encargado de asegurarse que los objetivos establecidos se cumplan. Por esta razón, mantener unido a un equipo de trabajo es esencial para el correcto desarrollo de cualquier proyecto.

Para conseguirlo, existen distintas estrategias de motivación que el líder puede poner en práctica para asegurar el establecimiento de la confianza y el fomento de la cooperación entre las personas. De esta manera podrán llevar a cabo sus tareas de forma más eficiente, además de sentirse más cómodos, confiados y valorados a nivel laboral. 

¿Cómo estando en una posición de líder puedes fomentar buenas prácticas en esta época de “teletrabajo” o trabajo en remoto?

Sé un ejemplo a seguir en remoto

El aspecto que muestras es esencial. Los días que trabajamos desde casa es importante que demos buen ejemplo, es por esto que a la hora de realizar videollamadas debemos cuidar nuestro aspecto. El líder debe influir continuamente en el clima del equipo, y debe ser consciente de que el mal humor no es una buena motivación para los/las compañeros/as. Si los miembros del equipo te ven desmotivado y sin ganas de trabajar, se contagiarán rápidamente.  

No te centres en el “yo” sino en el “nosotros”

En estas situaciones es complicado delegar y confiar en el trabajo de los demás, pero es esencial para que las personas se sientan parte importante del equipo. Un buen primer paso es comenzar a hablar en plural. La comunicación lo cambia todo. Pasar de la primera persona del singular (yo) a la primera persona del plural (nosotros) es un pequeño-gran paso para tu proyecto. Aunque no parezca un cambio trascendental, lo cierto es que solo con cambiar esas dos palabras ganarás mucha más confianza y una mayor involucración.

Escucha a los miembros del equipo

Es muy difícil desarrollar correctamente un proyecto o mantener a los clientes fieles si las personas no están felices en su puesto de trabajo. Para ello, la persona al mando, debe escuchar atentamente a los miembros de su equipo, comprender sus problemas y preocupaciones y ser empático con ellos. Si los/las empleados/as sienten que se les escucha y se tiene en cuenta su opinión se sentirán valorados/as y serán más productivos/as.  

Ofrece feedback remoto

Ligado al punto anterior, no sólo es importante escuchar sino también mostrar interés por que los equipos mejoren. Para esto, ofrece feedback de forma habitual a los miembros de tu equipo de trabajo. El reconocimiento y las críticas constructivas siempre permitirán que las personas aprendan y realicen mejor sus tareas en el futuro. Este es un punto clave a la hora de mantener unido a un equipo de trabajo.  

Tiempo para formarse y reflexionar

En los trabajos cada vez se valora más que los/las trabajadores/as estén constantemente actualizados, es por esto que es fundamental que todos los miembros del equipo se formen. Para ello, podemos aprovechar las temporadas más tranquilas para realizar cursos, asistir a seminarios online, etc.   

Introduce herramientas de gestión de tareas

Las buenas condiciones de trabajo influyen directamente en la productividad y bienestar de las personas. Por ello, es importante invertir en aspectos que fomenten un ambiente agradable. Te recomendamos introducir herramientas de trabajo y de gestión de tareas para optimizar el trabajo.  Google Drive, Dropbox o Hootsuite son buenos ejemplos.

En los tiempos que vivimos estas herramientas pueden ayudar a tener una mejor comunicación y a tener una estrategia clara. Analiza el funcionamiento de cada una de ellas en función de el tipo de trabajo y tareas que realiza tu equipo, y define cuales son las más adecuadas para tu empresa. Es importante que cuentes con la opinión de los equipos, al fin y al cabo, son ellos quienes las emplearán y quienes, en muchas ocasiones, saben mejor que nadie qué es lo que realmente necesitan para ser más productivos. 

Fija metas desafiantes pero alcanzables

El establecimiento de las metas está relacionado con el desempeño de las tareas, siendo la principal fuente de motivación. Este es un punto importante para lograr la motivación de las personas y conseguir que se sientan plenamente realizados cuando alcancen los objetivos del proyecto.  

En estas fechas, es muy importante ser lo máximo productivo posible. Para eso fijar al equipo una serie de objetivo que puedan alcanzan pero que requieran esfuerzo es fundamental. Debemos de ser conscientes de los límites de nuestro equipo y de lo que cada miembro puede lograr. Si gestionamos bien el establecimiento de metas conduciremos a nuestro equipo a un mejor desempeño. 

En remoto también se celebran los resultados

Al igual que es importante fijar objetivos coherentes y analizar los errores cuando se comenten, es esencial celebrar y compartir cuando estos se cumplen. Cuando trabajas en equipo es importante no hacer responsables de los aciertos y de los errores, hay que compartirlo todo. Cuando un/a compañero/a comete un error, no sólo es su responsabilidad, también la del equipo que lo tiene que revisar. Lo mismo ocurre con los grandes aciertos, es importante que todos sepan los resultados obtenidos para motivar y compartir el trabajo bien hecho. 

Capacita a las personas dentro del equipo

Si queremos mantener unido a nuestro equipo de trabajo, es muy importante involucrar a todos los miembros del equipo, favorecer un correcto intercambio de conocimientos y poner en común las ideas y opiniones. 

De esta forma, cada integrante del equipo podrá sentirse más valorado y será consciente de su importancia dentro del equipo. Además, permitirá que las relaciones entre los miembros del equipo sean más sólidas. 

Deja clara la visión de la empresa

Tener clara la visión y valores de la empresa es esencial para que todas las personas trabajen de forma alineada. Es por eso que no basta con desarrollar y definir la visión, también hay que comunicarlo y demostrarlo en las acciones del día a día de la empresa. Para esto, es necesario una visión simple, clara y relevante del camino a seguir. Además de tener que ser confiable y creíble. 

Cómo podéis observar, estos consejos que os traemos los podéis empezar a aplicar ya mismo. Es por esto que creemos que cuando antes se empiecen a llevar a cabo estas acciones, el equipo antes empezará a ser más productivo. Además, de estar más alineado y mejorar la comunicación entre todos los miembros.